SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

Vendiendo en un mercado de compradores: cómo lograr la venta

Un mercado de compradores surge cuando hay más casas en venta que compradores buscando una. Te presentamos algunos consejos para vender tu casa en éste mercado.

    

Un mercado de compradores surge cuando hay más casas en venta que compradores buscando una. Aquí te presentamos algunos consejos para poder vender tu casa en un mercado como este.

Qué tan “caliente” esté el mercado, así como si favorece a los compradores o a los vendedores, depende mayormente de factores como el clima, la época del año o las condiciones económicas. Si la cantidad de casas en venta sobrepasa por mucho a la cantidad de compradores, surge lo que conocemos como un mercado de compradores. Aquí hay cinco hechos clave que debes conocer si deseas vender una propiedad en este tipo de mercado, para obtener el mejor trato posible.

Averigua si realmente te encuentras en un “mercado de compradores”.
Aquí es donde debe intervenir un agente de bienes raíces. Básicamente, hay dos maneras de saber si el mercado es de compradores. La primera es ver cuántos días dura disponible en promedio alguna oferta en tu área. Si la respuesta es 60 días o más, puedes estar seguro de que te encuentras dentro de un mercado de compradores. Otra estrategia es comparar el número de ventas contra el número de ofertas, con lo que básicamente obtienes un balance entre oferta y
 demanda. Si el resultado es menos de un 35% de ventas, entonces es un indicador de que hay condiciones más favorables para comprar que para vender. Un agente con pleno conocimiento, será capaz de pintarte un panorama completo y trabajará contigo para lograr el mejor trato al vender tu propiedad.

Deja tu casa lista para ser ocupada.
En un mercado de compradores, las casas que se exhiben sin problema alguno y están prácticamente listas para ser ocupadas, son las que mejor se venden. Aunque parezca algo básico, presentar la casa de manera que los compradores se imaginen su vida en ella fácilmente, es crítico. Crea una sensación de espacio y limpieza a través de toda tu casa ocultando todo objeto que no corresponda a la temporada. Reacomoda o almacena muebles que no utilices, así reduces el desorden, y haz lo posible por despersonalizar el espacio. Considera pintar las paredes que actualmente tienes en color brillante, en un color neutro y escenifica para resaltar los mejores atributos de tu espacio.

Realiza una inspección previa.
Aunque no es un requerimiento obligatorio, si un inspector calificado revisa tu casa puede brindar tranquilidad a cualquier comprador potencial y agilizar la venta, ya que todos se encontrarán en la misma página en relación a las condiciones en las que se encuentra la propiedad. Realizar una inspección previa puede ayudarte a detectar cualquier desperfecto, así podrás repararlo o preparar un plan de negociación en el que abordes estos detalles con tiempo. También procura una inspección en caso de tener una chimenea o calentador similar, así estarás más cerca de lo que crees de lograr una venta exitosa.

Cotiza correctamente.
Asignar un precio a tu casa puede ser un proceso estresante, así que esta es otra área en la que un agente experimentado puede ayudarte a crear una estrategia para tomar la decisión correcta. Incluso en un mercado de compradores, las casas que mejor se venden son las que se ofertan por un precio adecuado.

Considera todas las ofertas.
Muchos vendedores pueden desestimar rápidamente una oferta baja, pero es importante mantenerlas en mente antes de desecharlas por completo. Muchos compradores pueden estar al tanto de las condiciones del mercado, por lo que estarán tanteando las aguas al hacerte una oferta. Pero incluso si esa primera oferta parece terrible, después en las negociaciones puede convertirse en algo mejor.

En conclusión.
Tener conocimiento del mercado y trabajar de la mano de un agente inmobiliario para presentar un hogar ordenado y listo para ser ocupado, son factores que facilitan cualquier venta, incluso en el mercado más competitivo. La clave de una venta exitosa es ser flexible al preparar tu casa, así como estar abierto a las negociaciones y factores que pueden atraer compradores más allá de un recorte en el precio. Por ejemplo, incluir una lavadora y secadora puede significar más para un comprador primerizo que una oferta más baja. Apégate a lo básico, prepárate bien, y tu venta será un éxito en menos de lo que piensas.

Por: Melina Gillies.

invertir-en-el-negocio-inmobiliario

DEJA UN COMENTARIO

NOTAS POPULARES