Opciones para obtener un crédito hipotecario siendo Freelance

Ser un trabajador independiente no tiene que ser un impedimento para ser sujeto de crédito para una vivienda.

    

La idea de que un trabajador independiente o freelance no es candidato a una hipoteca prevalece dado que estas personas carecen de prestaciones y además perciben ingresos variables, lo que les dificulta poder ser sujetos de crédito con un banco.

 

Si éste es su caso, es importante saber que las opciones para acceder a un préstamo hipotecario son cada vez mayores, mediante un banco o con el apoyo de programas federales.

 

En el primer caso, cabe mencionar que las entidades bancarias buscan certeza de pago al prestar dinero a las personas, y esta seguridad se las proporciona alguien que cuenta con un buen historial crediticio (es decir, que ha pagado sus deudas en tiempo y forma durante los últimos meses), y que además pueda comprobar ingresos, y ofrezca un buen enganche.

 

“Hoy en día muchas instituciones bancarias podrían financiar su deuda, lo único que debe hacer es comprobar sus ingresos, contar un monto entre 20 y 30% para el enganche de un inmueble, tener historial crediticio y poder comprobar mínimo dos años en la misma actividad, por medio de un formato descargable de la página del Sistema de Administración Tributaria (SAT)”, explicó Manuel Gómez Haro, director general adjunto de SOC Asesores Hipotecarios.

Opciones para obtener un crédito hipotecario siendo Freelance2A.png

La situación de cada trabajador se tiene que analizar de manera independiente, que no ser asalariado no quiere decir que no sea sujeto de crédito, refirió por su parte Eduardo de la Canal, consultor de Negocios y Capacitación de Coldwell Banker México.

 

En el caso de un trabajador freelance, quien percibe sus ingresos por honorarios, es importante mantener una situación fiscal sana al tener en orden los recibos que le otorguen por sus servicios, ya que esto le permite comprobar un flujo de dinero.

 

“Hay que hacer lo necesario para demostrar que se tienen los ingresos necesarios para ser sujeto de crédito; si tiene un sueldo guardado debajo del colchón o nunca ha abierto una cuenta bancaria, el banco tendrá que analizar la situación”, agregó De la Canal.

 

Otro aspecto a considerar es que un gran número de las personas que trabajan por honorarios son jóvenes que pueden estar iniciándose en el mercado laboral. Si usted pertenece a este segmento de la población, los especialistas le aconsejan ahorrar pensando en un próximo enganche, ser responsable con sus compromisos de pago y no endeudarse.

Infonavit, una opción viable

 

Si pensaba que un préstamo del Infonavit no era una opción por ser trabajador independiente, el programa Crezcamos Juntos ofrece la posibilidad de solicitar un crédito al Instituto.

 

Para unirse a este programa debe tener en orden su situación con el SAT y estar registrado en el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF). Una vez inscrito en el SAT, podrá obtener los beneficios sociales de Crezcamos Juntos, entre los que se halla la posibilidad de solicitar un crédito Infonavit o a la Sociedad Hipotecaria Federal.

 

El trabajador puede comprar una vivienda nueva o usada de cualquier valor, pero para solicitar su crédito debe incorporarse a un esquema de ahorro en el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi).

 

En este esquema, el gobierno ofrece dos incentivos de 15,000 pesos cada uno, dependiendo de cuánto ahorre; si aporta al menos 10% de su salario mensual durante un año, se le da el primer incentivo, y si su ahorro es superior al mínimo requerido se le pueden otorgar los otros 15,000 pesos.

 

Al concluir su ahorro, el monto de crédito que puede obtener es de hasta 80% del valor de la vivienda; el restante puede reunirlo con el ahorro que tenga en su subcuenta de vivienda, es decir, las aportaciones que hay hecho y el incentivo que obtenga.

 

El monto máximo de crédito que otorga el Infonavit es de hasta 921,473 pesos, el cual se determina con base en su edad y el salario con el que quede registrado.

 

 

El Economista

DEJA UN COMENTARIO

NOTAS POPULARES